martes, 9 de abril de 2013

Hoy nos fuimos al huerto a plantar lechugas


Hoy hemos ido al huerto a plantar lechugas. Les dejamos con algunos consejos para que nuestra plantación sea correcta. Aparte de un buen drenaje también hemos de tener en cuenta la época elegida para sembrar, ya que, por ejemplo, en verano el suelo debe ser rico en materia orgánica para que las plantas crezcan más rápido, o en primavera arenoso, porque se calienta antes y la recolección se puede realizar con más antelación.

Los primeros pasos para comenzar a plantar son nivelar el terreno, crear surcos y señalar la disposición de los diferentes ejemplares, que se ubicarán en una especie de banquetas para que no estén en contacto con la humedad. Por otro lado, no se recomienda limpiar el suelo con sustancias químicas, debido a que las lechugas son muy susceptibles a estos productos.

Las lechugas necesitan ciertos cuidados para que crezcan lo más saludables posibles. Les dejamos con algunos consejos por si se animan a plantarlas:

-Su multiplicación se realiza mediante semillas generalmente. Nosotros lo hacemos mediante la siembra directa ya que su resultado es más rápido.

-La distancia entre las plantas debe ser de 20 cm, y entre las filas, de 50 cm. Además, no sembraremos a más de 2 cm de profundidad.

-La temperatura debe oscilar en torno a los 15º C durante el día y los 5º C por la noche. El contraste es necesario y hemos de recordar que las lechugas soportan mejor las altas temperaturas que las bajas, aunque se muestran resistentes a las heladas. A la hora de almacenarla, lo ideal es hacerlo a una temperatura de 0º C.

-No sobreviven a la sequía. Se adaptan muy mal a la escasez de humedad.

-Los mejores sistemas de riego son: por goteo, en el caso de los invernaderos, y por cintas de exudación -tuberías de un material poroso que distribuye el agua de forma continua por medio de dichos poros- al aire libre. La mejor forma de regar es con mucha frecuencia pero con poca cantidad de agua.

-El abono no debe ser abundante, excepto en potasio, que es lo que más reclaman las lechugas, y en magnesio, que les potencia el color verde.

-Hay que deshacerse siempre de las malas hierbas, que pueden acabar con la vida de la planta.

-La recolección se realiza cuando observamos que la cabeza de la lechuga está compacta, con las hojas apretadas.

Esperamos que les haya servido nuestros consejos. DEntro de aproximadamente 40 días les daremos cumplida información de la recogida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario